Cuando el trabajo incide en la salud mental

Cuando el trabajo incide en la salud mental

Pérdida de concentración y poca relación entre esfuerzo y resultados son algunos de los síntomas del agotamiento.

La acumulación de trabajo, las preocupaciones, la falta de una buena alimentación, y la presión de todas las actividades laborales que deben realizar son aspectos que llevan a un empleado a tener cansancio mental.

"Este agotamiento es un estado en el que se genera una pérdida de las capacidades racionales y se da como consecuencia de una fatiga o enfermedad. Los trabajadores que son más propensos son los que se encuentran expuestos a condiciones de estrés permanente; un ejemplo de ello son los que se hayan bajo el mando de un jefe que los presiona constantemente", afirma el neurólogo William Arias.

Los efectos de este agotamiento son evidentes y se manifiestan en la pérdida de concentración, una mala relación entre esfuerzo y resultado, menor capacidad de asimilar la información y, en consecuencia, aumento de los errores.

"Esto puede ocurrir en trabajos que demandan una intensa actividad intelectual o implican fuertes sentimientos emocionales, aunque también suele ocurrir en aquellos que aun siendo monótonos y repetitivos exigen atención continua. En todo caso es más frecuente en puestos sedentarios, con poca actividad física", resalta el experto.

En el caso de las mujeres es más común este agotamiento, ya que por desempeñar en la mayoría de casos varios roles en su vida personal y profesional están propensas a no descansar bien y a realizar más actividades sin tener el relajamiento adecuado.

"Cuando el intelecto es sometido a una elevada presión debido a la preocupación, la tensión o el esfuerzo mental es probable que sobrevenga el cansancio, y en este estado de salud el pensamiento es hiperactivo y puede volverse irritable, confuso y atrapado", agrega Arias.

Usted puede tomar algunas decisiones para prevenir que la fatiga mental haga estragos en su vida. Una de estas decisiones es la de innovar permanentemente en su trabajo y establecer una adecuada planeación para que los tiempos en las actividades se hagan razonables.

La mejor forma de prevenir esta extenuación es organizar y priorizar el trabajo, así como tomar unos minutos de descanso cuando la persona sienta que es necesario; la recreación y una alimentación saludable son también elementos importantes.

Para mantener el cerebro alejado de la rutina deberá ejercitarlo a diario, por ejemplo con ejercicios mentales que le hagan olvidar la rutina, también puede tomar el hábito de leer o ejercitarse un par de horas al día en el gimnasio. Recuerde que estas acciones incidirán positivamente en su desempeño laboral y personal.


Redacción elempleo.com

Publicidad