Fusiones empresariales: ¿oportunidad o amenaza?

Perfeccionar sus habilidades y asumir una actitud de liderazgo pueden sumarle puntos al afrontar la unión entre compañías.

Hoy en día, por motivos económicos, sociales, culturales o estratégicos, las fusiones empresariales son cada vez más comunes en Colombia y, en algunos casos, este tipo de procesos afecta al recurso humano de la organización.

Elempleo.com consultó a especialistas en el tema para conocer cómo los trabajadores pueden manejar la situación y adaptarse a la nueva cultura.

Por lo general, el anuncio de una fusión corporativa genera incertidumbre en los empleados, especialmente respecto a su estabilidad laboral porque la adquisición o absorción de compañías suele asociarse con reducciones de personal.

Sin embargo, estos movimientos organizacionales también representan opciones de crecimiento y desarrollo profesional.

Según Diana Mejía, gerente de Selección de Personal en Bancolombia, la unión entre empresas es un proceso de cambio en el que la actitud de las personas, sumada al compromiso individual y al trabajo en equipo son los factores que hacen la diferencia entre el éxito o el fracaso.

?Es vital que los empleados de la compañía desarrollen adaptabilidad al cambio para que vean en una alianza, oportunidades de aprendizaje y no una amenaza laboral?, anotó.

Por su parte, Fernando Jaramillo, vicepresidente de Asuntos Corporativos en Bavaria, aseguró que durante las fusiones se pueden:

? Aprender mejores prácticas

? Hacer las cosas de forma diferente

? Fijarse retos personales

? Intercambiar conocimientos

? Ampliar las competencias profesionales

Sin embargo para Rafael Ortega, client partner para Colombia y Ecuador en Korn Ferry International, los trabajadores sí tienen razones para preocuparse, porque las alianzas pueden traer implicaciones negativas como:

? Reasignación de funciones en condiciones contrarias a las expectativas laborales.

? Poco acoplamiento a la nueva cultura organizacional

? Pérdida del empleo

?El estrés que genera la fusión en el recurso humano exacerba la resistencia al cambio y debilita la capacidad de adaptación que se requiere durante este proceso. Además, la incertidumbre respecto a la posibilidad de quedarse sin trabajo motiva a que las personas busquen otras oportunidades profesionales, en lugar de dar lo mejor de sí mismas a la empresa?, puntualizó Ortega.

De hecho, Carolina Barrios, sicóloga especializada en recursos humanos, comentó que una alianza empresarial también puede frenar procesos de promoción interna, vinculaciones directas con la compañía y proyectos especiales, entre otros. De hecho, en ocasiones, estas situaciones llegan a generar inconformismo en el personal afectado.

A manera de recomendación, Rafael Ortega explicó que los trabajadores están preparados para asumir las fusiones con mayor confianza si conocen bien sus fortalezas y debilidades, así como el estilo de liderazgo y la cultura bajo los cuales logran un mejor desempeño.

Agregó que bajo estas condiciones ?es posible tomar mejores decisiones de carrera, ya sea para permanecer en la nueva organización o buscar otras alternativas?.

De acuerdo con los expertos consultados es natural sentir miedo y preocupación durante una fusión corporativa, pero no se debe permitir que las emociones negativas afecten el rendimiento, debiliten la capacidad de adaptación y bloqueen el buen juicio para tomar decisiones.

Con relación a nuevos horizontes laborales, Carolina Barrios comentó que algunas personas empiezan a buscar trabajo como reacción a la incertidumbre y, aunque esa práctica no es perjudicial, ?sí puede hacer que la organización pierda buenos talentos que probablemente no estaban contemplados en algún proceso de retiro?.

Para Claude Dion, miembro del equipo europeo de desarrollo de negocios de Hay Group, aseguró que los empleados deben intentar ir más allá de los estereotipos y considerar la fusión como una manera de desarrollar habilidades, mediante el contacto enriquecedor con miembros de otras compañías.

De cualquier forma, los especialistas concluyeron que en un mundo globalizado las alianzas empresariales hacen que tanto las compañías como los trabajadores sean cada vez más competitivos.

Finalmente, el superintendente de Sociedades, Hernando Ruiz López manifestó que durante el 2007 en Colombia se aprobó 18 solicitudes de fusión, 6 escisiones y 12 disminuciones de capital que involucraron a 67 sociedades.

Comunicación, un factor esencial

Durante una fusión o adquisición empresarial hay varios puntos para tener en cuenta, pero es clave informar clara y oportunamente a los empleados en qué estado se encuentra el proceso.

De la misma manera, los cambios realizados deben ser comunicados de manera abierta y, en la medida de lo posible, anunciar su causa y objetivo.

Para Fernando Jaramillo, vicepresidente de Asuntos Corporativos en Bavaria, los rumores pueden afectar el ambiente laboral sino se manejan con una estrategia adecuada.

En este sentido, para evitar malos entendidos y pánico, recomienda manejar un mensaje oficial, asertivo, transparente y directo en el momento indicado.

En la misma línea, la psicóloga Carolina Barrios aseguró que la desinformación hace que la gente baje su nivel de motivación e interés por las tareas que desempeña y, como algunos procesos de fusión duran varios años, es importante fortalecer el sentido de responsabilidad para que se cumplan los objetivos propuestos por la compañía.

?Es necesario escuchar lo que se dice sobre cómo está ?vivenciando? el proceso y así determinar si se está afectando el clima laboral. Además, si la gente se siente involucrada en el proceso baja su nivel de ansiedad y pude retomar sus funciones con una mejor actitud hacia el cambio que se avecina?, añadió.

Finalmente, Fernando Jaramillo de Bavaria explicó que las acciones deben ser consecuentes con la palabra y las fusiones no son la excepción.

Luis Antonio Vargas Casallas

Opine en el debate: ¿Cómo cree que se puede equilibrar la vida laboral y personal?


Edición elempleo.com

Publicidad