Los empleos que genera el festival

Los empleos que genera el festival

La generación de puestos de trabajo que producen el evento más grande de teatro en el mundo, cada vez es mayor y obtienen más relevancia a nivel internacional.

Por estos días se lleva a cabo uno de los eventos culturales más destacadas del planeta, un acontecimiento que atrae a visitantes desde los cinco continentes en búsqueda de oportunidades no solo artísticas sino también económicas.

El Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (Fitb) que este año cumple su versión número doce, aparte de los beneficios que produce en materia cultural también origina varias implicaciones en materia laboral.

Según Manuel José Alvarez, productor General del Fitb, este encuentro internacional de las tablas tiene un impacto importante sobre casi todas las industrias de la ciudad y por lo tanto de sus habitantes.

"Este evento generará más de 3.500 empleos directos e indirectos. En este momento tenemos más de 250 compañías contratadas para que nos presten sus servicios, lo que genera una vinculación laboral importante", señala Alvarez.

Por ejemplo en el sector informal existe una gran cantidad de técnicos, montajistas, transportadores, tramoyistas, escenógrafos y de logística que prestan sus servicios durante los días del evento.
Por su parte organizaciones especializadas en equipos de iluminación, audio, video, servicios hoteleros y alta tecnología hacen parte de la economía formal que se ve beneficiada.

"A la par del festival se han creado Pequeñas y Medianas Empresas, las cuales han brindado sus servicios por ejemplo con los pendones y vallas que utilizamos para la promoción del festival, lo cual es un aspecto positivo y que habla de la generación de proyectos productivos que se originan a raíz de esta manifestación", agrega el productor del Fitb.

Pero el Festival no solo tiene implicaciones favorables para la capital colombiana, según Katrin Nyfeler, directora ejecutiva de Casa Ensamble, organización que combina en un mismo espacio teatro, música y arte, a Bogotá llegan personas desde distintos puntos del país, quienes se convierten en importantes proveedores de los servicios que se necesitan.

Formalizar la industria
A pesar de estos beneficios, la preocupación de los diferentes gestores culturales es lo efímero que puede resultar la creación de estas plazas de trabajo, las cuales, por la informalidad que lleva consigo la industria son estacionarias.

"Este es un sector que no tiene gremios, en su gran mayoría las empresas ni siquiera están inscritas en cámara de comercio, muchas de las personas que están vinculadas no tienen seguridad social, como es un sector que se activa en la medida que hayan producciones, es una economía cíclica" manifiesta la directiva de Casa Ensamble.

Ante esto Nyfeler propone que la formación que se da en esta área tenga un componente gerencial, el cual servirá para hacerla sostenible, crear proyectos permanentes y observar las alternativas de negocio que se pueden presentar.

Uno de los proyectos que se originó para dar respuesta a esta inquietud del sector fue la Ventana Internacional de las Artes (VIA), un espacio alterno al Festival que impulsa las producciones nacionales en el exterior.

"Este año tendremos más de 100 empresarios, programadores y directores de festivales de todo el mundo que vienen a comprar producto artístico colombiano en la VIA", explica Alvarez.  

Es por esto que este tipo de eventos no se deben ver como hechos aislados sin implicaciones directas sobre la economía, si un solo Festival es capaz de movilizar tanta mano de obra en 15 días, una industria permanente podría originar muchas más plazas de trabajo formal.


Andrés Quintero Palomino

Publicidad