El cine como opción laboral

El incremento de producciones cinematográficas en el país ha ocasionado que la industria genere diversas fuentes de empleo y opciones de inversión en el país.

Uno de los imaginarios más fuertes al interior de la sociedad es que las diferentes manifestaciones artísticas no generan beneficios económicos y por lo tanto las posibilidades laborales que éstas producen son muy reducidas.

Pero contrario a esta percepción, un estudio realizado por la Organización Mundial para la Propiedad Intelectual (Ompi), revela que las industrias culturales en Europa generan entre el 5,5 y el 6 por ciento del PIB, una cifra que en Estados Unidos varia entre 7 y 8 por ciento, mientras que en América Latina y el Caribe la contribución promedio está entre 3,5 y 4 por ciento.

Esto indica que expresiones como la música y el cine, pueden llegar a generar más utilidades que otras industrias en las que usualmente se invierte más dinero y de las cuales no se obtienen las retribuciones esperadas.

Precisamente el cine ha demostrado ser una de las manifestaciones culturales que en los últimos años más ha crecido en diversos aspectos como la producción, exhibición, distribución y generación de empleo, todo esto como resultado de factores legales.

La Ley 814 de 2003 o Ley de cine como se le conoce popularmente, estableció los mecanismos para que en Colombia se generara una industria económicamente viable, sostenible y productiva, aunque en la actualidad esto no ha sido posible en su totalidad, si se han dado enormes pasos para que esto sea viable.

?Es un proceso largo de aprendizaje en el que toda la industria está cimentando las bases. Antes de la ley, esta actividad era muy inferior a la que se tiene en la actualidad. Estamos en buen camino de tener una industria autónoma y sostenible? enfatiza Juan Carlos Mugno, gerente de Mercadeo y Publicidad de Warnes Bros para Colombia.

Y es que según Proimágenes en Movimiento, entidad encargada de administrar el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC), desde 1993 se han llevado a la pantalla grande 85 cintas, de las cuales 52 se produjeron desde la puesta en marcha de la iniciativa legislativa.

En concepto de Mugno, el incremento de la realización local origina algunas alternativas de empleo no solo relacionadas con el rodaje de las películas, sino con las posibilidades de distribución que se aumentan al tener más oferta en el mercado. Asimismo las redes de exhibición también amplían sus niveles de contratación.

Según cifras del Ministerios de Cultura y de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) en 2005, en países con una producción audiovisual extensa, cada cinta puede generar hasta mil puestos directos e indirectos. En Colombia este mismo proceso puede brindar entre 100 y 300 plazas de trabajo, sin contar que, industrias como el transporte, la hotelería y de alimentos también se ven favorecidas.

A pesar de estas cifras que avalan y confirman la necesidad de este tipo de leyes, Rodolfo Ramírez, profesor de la Escuela de Cine y Televisión de la Universidad Nacional, está de acuerdo con los beneficios que le ha traído a la producción nacional esta legislación, pero hace una crítica respecto a la vinculación laboral.

?A nuestra incipiente industria también ha llegado el modelo de tercerización contractual que se aplica en todo el país. Se hacen acuerdos con los trabajadores por cortos períodos de tiempo y sin las prestaciones legales, esta es una debilidad de la legislación nacional que mancha iniciativas buenas como la ley de cine?, enfatiza el docente.

Este aspecto sumado al bajo consumo a nivel percápita que tiene Colombia, ya que al año, según Mugno de Warner Bros, una persona ve media película al año en teatros, lo que genera que la principal entrada económica se vea afectada en relación a la de otros países, lo que no permite que la industria se vea fortalecida.

A pesar de estos elementos, los expertos destacan la calificación y calidad del recurso humano en esta área, tanto en la parte de creación, como lo son los guionistas y directores, como en los aspectos técnicos, todos estos, temas cruciales en la cadena de valor agregado que genera el cine y que atrae año a año a más productoras internacionales.

Por aspectos tan positivos como la generación de empleo y la formación de calidad que reciben cada vez más estudiantes que deciden ingresar a este campo profesional, se hace necesario que en el futuro se mantengan y se fortalezcan las leyes que apoyan a las industrias culturales.

Alba Liliana Acevedo Díaz

Opine en el debate: ¿Cuáles son las principales dificultades para trabajar como independiente?


Edición elempleo.com

Publicidad