¿Cómo afrontar los primeros días como nuevo jefe?

¿Cómo afrontar los primeros días como nuevo jefe?

Asumir el mando de un equipo de trabajo no es una tarea fácil, aprenda cómo hacerlo.

Toda persona nueva en una organización genera expectativas y hasta temor dependiendo del cargo que llegue a ocupar, esta situación de incertidumbre se agudiza cuando quien ingresa tiene un cargo de mando.

La desconfianza que tiene que superar la persona que se integra a la compañía no es una tarea fácil, por lo que seguir algunas recomendaciones básicas, puede ser de gran utilidad en este nuevo reto de su carrera profesional.

"Es preciso que el nuevo ejecutivo conozca con anticipación los antecedentes del cargo, quién era la persona que lo ocupaba, cómo era su desempeño, las razones por la cuales ya no está en la organización y cómo era su relación con los pares y colaboradores", afirma José Manuel Vecino, gerente de Job Management Vision y consultor Organizacional.

Toda esta información previa le permitirá diseñar una estrategia que le facilite el proceso de integración con el nuevo equipo de trabajo y de esta manera comenzar a entregar resultados mediante acciones que permitan incluir y tener en cuenta la contribución de quienes conformarán su grupo.

¿Cómo ganarse la confianza de los colaboradores?
Uno de los principales retos será el de conquistar a sus empleados, esta tarea no solo le permitirá tener una relación cordial y amigable con ellos, sino que en el largo plazo pueda alcanzar los resultados y los objetivos para los que fue contratado.

Según Vecino, este desafío requiere en primera instancia, de un aprovechamiento de los espacios formales para darse a conocer y presentar su plan de trabajo, donde pueda evidenciarse que los colaboradores actuales tienen mucho que aportar y que no hay, por lo menos inicialmente, la intención o la decisión de cambiar personas en el equipo de trabajo.

Por otro lado, los espacios informales le brindarán la posibilidad de hacerse conocer como persona, la recomendación es que se involucre en actividades deportivas o culturales,  de tal manera que se le perciba como cercano y dispuesto a construir equipo.

Un aspecto que no debe descuidar es el de conocer a cada uno de sus colaboradores, tanto en los aspectos profesionales como personales, esto sin duda fortalecerá la motivación y el compromiso de todos los miembros.

¿Qué actitudes evitar?
Existen acciones que pueden generar conflictos desde el comienzo o que pueden convertirse en barreras para el desarrollo de la gestión, algunas de ellas son:

Actitudes de superioridad que impidan reconocer los aportes de los integrantes del grupo.
Descalificar en público a los colaboradores, creando un clima laboral poco apropiado para el trabajo en equipo.
Tener preferencia por algún miembro del equipo o mostrar indiferencia o rechazo por el trabajo de algunos empleados.
No promover la participación del equipo en las actividades corporativas.
Hay que actuar con prudencia, no querer cambiarlo todo de golpe, de este modo se irá comprobando si el entorno valora positivamente la iniciativa.

Todas estas herramientas de seguro le ayudarán a que el acoplamiento que tenga con su nuevo grupo de colaboradores no se convierta en una situación traumática.


Andrés Quintero Palomino

Publicidad