¿Cómo hacer frente a los llamados de atención?

Prepárese para asumir positivamente las alertas de su jefe y aprenda a evaluarlas como una oportunidad de crecimiento.

Las relaciones entre jefes y empleados suponen, en algunos casos, situaciones que pueden considerarse problemáticas. Anuncios de despido, suspensiones temporales y conflictos entre compañeros son solo algunas de las realidades complejas que deben asumirse dentro de los entornos organizacionales.

Del listado de escenarios difíciles de sobrellevar no escapan aquellos en los que es necesario realizar llamados de atención, un momento complicado tanto para directivos como para trabajadores.

Efectuada y recibida de una forma correcta, la alerta puede ser interpretada como una oportunidad para mejorar y crecer. Cuando esto no sucede se corre el riesgo de afectar negativamente el clima laboral y perjudicar el logro de los objetivos empresariales.

En este contexto resulta conveniente tener en cuenta algunas recomendaciones de expertos en gestión de personal que le permitirán asumir de la forma más adecuada los llamados de atención en su entorno de trabajo.

De acuerdo con Idalí Mogollón, coordinadora de Recursos Humanos en el Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (Fonade) las alertas pueden entenderse como medios preventivos para evitar consecuencias mayores que perjudiquen la misión de la empresa.

En este sentido, Natalia Castañeda, ejecutiva de Cuenta de elempleo.com, aconseja a los empleados que en el momento de recibir llamados de atención los tomen como una oportunidad de crecimiento, más que como una medida de coerción sobre el desarrollo de las labores.

?No deben ser tomados como un medio de persecución, sino como una forma para revisar las situaciones y buscar mejoramiento en los procesos, actuación y dinámica en el desarrollo del trabajo y el cumplimiento de los compromisos. En definitiva lo que debe evaluarse es su finalidad positiva?, puntualiza Mogollón de Fonade.

Evite incurrir en las principales faltas que motivan en las compañías la necesidad de acercarse a sus empleados para advertir errores.

Para Castañeda de elempleo.com ése tipo de fallas están centradas principalmente en incumplimientos reiterados, inadecuado seguimiento de instrucciones, ausencias y retrasos injustificados; así como en actitudes negativas hacia las tareas asignadas.

En opinión de Mogollón suele suceder que los funcionarios exceden la confianza y, por tanto, se sienten indispensables. Muchas veces descuidan sus obligaciones y la normatividad de la organización.

De esta manera es aconsejable que las observaciones realizadas por los jefes inmediatos sean recibidas objetivamente. Así se podrán emprender las acciones necesarias para que los llamados de atención se conviertan en un reto para el crecimiento personal y el cumplimiento satisfactorio de la misión de la empresa.

Alba Liliana Acevedo Díaz

Opine en el debate: ¿Cuál es la mejor de afrontar un cambio de jefe?


Edición elempleo.com

Publicidad