Pago de seguridad social es obligatorio

Pago de seguridad social es obligatorio

Frecuentemente los trabajadores se preguntan sobre sus derechos en términos de salud y pensión.

Una de las preguntas frecuentes entre los empleadores es acerca de la obligatoriedad del pago de seguridad por parte de las empresas, aportes que deben regirse según la normatividad vigente.

Los diez (10) Decretos con fuerza de Ley (126 a 135 del 21 de enero de 2010), expedidos con fundamento en la declaratoria de estado de grave emergencia social, que puede buscar en la web o solicitarlos en el Ministerio de la Protección Social, entran en vigencia a partir de junio del año en curso, a menos que la Corte Constitucional los declare inxequibles, y una vez sean reglamentados.

Así las cosas, todos los afiliados al sistema general de seguridad social en salud a través del régimen contributivo, están obligados a efectuar aportes por todos los ingresos que perciban, pero siempre en forma proporcional.

El inciso 1° del artículo 23 del Decreto 1703 de 2002, señala que en los contratos en donde esté involucrada la ejecución de un servicio por una Persona natural en favor de una persona natural o jurídica de derecho público o privado, tales como contratos de obra, de arrendamiento de servicios, de prestación de servicios, consultoría, asesoría, la parte contratante deberá verificar la afiliación y pago de aportes al Sistema General de Seguridad Social en Salud.

El último inciso del artículo 23 del Decreto 1703 de 2002, refriéndose a los contratos de prestación de servicios, consagra que "En los contratos de vigencia indeterminada, el Ingreso Base de Cotización será el equivalente al cuarenta por ciento (40%) del valor bruto facturado en forma mensualizada"; el cual se hace extensivo a los contratos de vigencia determinada, por aplicación del principio de igualdad jurídica.

Respecto de la afiliación al sistema general de pensiones, el artículo 3o de la Ley 797 de 2003 consagra: que son afiliados al sistema de pensiones en forma obligatoria "1. (...) Todas aquellas personas vinculadas mediante contrato de trabajo o como servidores públicos Así mismo, las personas naturales que presten directamente servicios al Estado o a las entidades o empresas del sector privado, bajo la modalidad de contratos de prestación de servicios, o cualquier otra modalidad de servicios que adopten los trabajadores independientes y los grupos de población que por sus características o condiciones socioeconómicas sean elegidos paro ser beneficiarios de subsidios a través del Fondo de Solidaridad Pensional, de acuerdo con las disponibilidades presupuestales".

En cuanto a la afiliación al sistema general de riesgos profesionales, es opcional.

Con la implementación de la planilla integrada de liquidación de aportes PILA, se hizo obligatorio para los trabajadores independientes la afiliación a los subsistemas de pensiones y salud. Sin embargo dado que no todos están en capacidad de hacer aportes para los dos, mediante una declaración extrajuicio es posible solamente efectuarlo para salud.

No obstante, dadas las coberturas de los dos sistemas, lo más recomendable es afiliarse a ambos, y si es del caso al de riesgos profesionales, para garantizar una protección integral.

En síntesis, depende de la calidad y capacidad del contratista o trabajador independiente, pero no puede afiliarse con un IBL inferior al SMMLV, y es la empresa contratante quien debe verificar que el prestador del servicio acredite la afiliación y el consecuente pago de los aportes durante el periodo o periodos en que ejecutó la labor contratada.

Hasta la fecha, el contratante no puede descontar de los honorarios el pago de los aportes a la seguridad social, a menos que las partes así lo acuerden en el contrato, o que el contratista lo autorice.

Lo contenido en el Decreto 129 de 2010 (artículo 2), no está reglamentado todavía, y si es declarado exequible por la Corte Constitucional, el contratante al verificar que el contratista no está al día con los pagos, podrá deducir los honorario el valor de lo adeudado y pagarlo directamente al sistema general de seguridad social, previa la forma en que el Decreto Reglamentario lo defina.


Leonardo Mejía López

Publicidad