¿Qué hacer ante un romance laboral?

Los amoríos entre empleados son más frecuentes de lo que se imagina, pero lo mejor es asumirlos con madurez.

La mayoría trabajadores pasa entre 8 y14 horas en la oficina con personas del sexo opuesto. Por esta razón no es tan descabellado involucrarse sentimentalmente con un compañero de trabajo.

Aunque sea tan común, las organizaciones no deben desatender del todo este fenómeno. Un romance laboral manejado incorrectamente puede disminuir la productividad, no sólo de los involucrados, sino de trabajadores expectantes que vieron nacer la relación y se sienten parte del proceso.

Pero cuidado. Esto no significa que jefes y supervisores se dediquen a cazar y exterminar las relaciones de pareja de los subalternos. Por el contrario manejar una romance en el trabajo implica prudencia y respeto.

Regular o no los amoríos en la oficina

¿En algunos casos, aunque suene extraño, es conveniente crear políticas corporativas sobre las relaciones amorosas entre empleados? Los expertos tienen la palabra.

En Colombia, son pocas son las empresas que han tratado el tema y casi ninguna ha definido normas sobre el particular.

Damaris Osorio, coordinadora de la sección de Recursos Humanos en Bancafé, afirma que nunca ha existido una política al respecto.

?Varias parejas se han conocido dentro del banco y luego de un tiempo se han casado, pero nosotros no hemos establecido una camisa de fuerza para impedirlo. Cada empleado es libre de relacionarse con quien quiera. Si se da el caso, evitamos que trabajen en la misma área?, explica.

Juntos pero no revueltos

Al parecer la mayoría de departamentos de recursos humanos utiliza implícitamente una norma: tratar de mantener a la pareja en dependencias diferentes con el fin de evitar:

? Rumores de los compañeros

? Discusiones entre los involucrados dentro de la oficina

El problema comienza cuando los enamorados mezclan abiertamente el trabajo y su relación amorosa.

Al no diferenciar los dos espacios se protagonizan escenas cariñosas o hasta apasionadas y episodios de celos, tal cual telenovela venezolana. Sin embargo, todo ocurre en horario laboral, ante los ávidos ojos de los demás empleados.

Entre amores y desamores, el peligro está en que los compañeros de trabajo se involucren en el romance. Algunas consecuencias pueden ser:

? Pérdida de tiempo

? Conflictos personales

? Deterioro del clima organizacional

Al tratarse de relaciones que involucren a superiores con subalternos el tema toma más importancia. Para estos casos, algunas compañías ya tienen planes implícitos de contingencia.

?Tratamos de evitar que no exista una relación de jefe ? colaborador (subordinado)?, dice María Victoria Serrano, gerente de Recursos Humanos de Quala S.A.

?Cuando esto sucede, planteamos la situación abiertamente a los involucrados y buscamos la manera de hacer un traslado de área?.

Esta empresa no tiene consignado en el reglamento interno la forma de actuar estas situaciones. Sin embargo, periódicamente realiza un taller interno denominado ?Seamos mejores jefes? en el que se recomienda evitar al máximo una relación sentimental entre jefe y subordinado.

?El superior debe mostrar un determinado nivel de exigencia. Con una relación sentimental de por medio puede que no existan la objetividad e imparcialidad suficientes o, aunque existan, generalmente los demás subordinados no lo entenderán así y verán preferencias donde no las hay?, asegura Serrano.

En el Banco de la República, por ejemplo, ninguna regulación impide a los empleados que así lo decidan contraer matrimonio.

?No hay ningún problema, siempre que la relación no implique una dependencia entre los cargos que pueda ser lesiva para los intereses de la organización. En caso de presentarse se opta por un traslado de alguno de los implicados?, asegura Carlos Bohorquez, subdirector de Servicios del Departamento de Recursos Humanos de la entidad.

Mary Forero

Redacción Nuevos Medios

Casa Editorial EL TIEMPO.

Artículos relacionados

¿Qué hacer cuando usted tiene el romance?

Opine en el debate de la semana: teletrabajo: laborar a distancia


Edición elempleo.com

Publicidad