Llegó la hora de cancelar las cesantías

Llegó la hora de cancelar las cesantías

A pesar de las restricciones legales, algunos trabajadores retiran el dinero depositado en los fondos para propósitos diferentes a los permitidos.

Comprar apartamento, sostener a la familia durante una etapa sin trabajo, costear estudios universitarios, remodelar la casa y pagar deudas, son algunos de los usos que le dan los trabajadores a las cesantías.

Según la legislación colombiana, esta prestación social corresponde a un mes de salario por cada año laborado.
Respecto a los desembolsos, el artículo 102 de la Ley 50 de 1990 aclara que solo es posible hacer retiros parciales para:

- Adquirir o mejorar vivienda

-Pagar la educación superior del trabajador, el conyugue o los hijos
- Como ayuda en épocas de desempleo

Infortunadamente se ha constatado que algunos trabajadores usan las cesantías para otros motivos, como si fuera un salario adicional, explican los Fondos de Pensiones y Cesantías.

La única forma de evitar que los empleados malgasten sus prestaciones es a través de un proceso educativo y cultural, porque estos ahorros les pueden servir cuando están sin trabajo.

Además por ley, las compañías deben constatar la destinación de las cesantías entregadas y notificar mensualmente al Ministerio de la Protección Social, porque de lo contrario pueden ser multadas.

De acuerdo con los expertos, una de las principales razones para mantener las cesantías en un fondo es que no existe riesgo de perder el dinero, debido a que los recursos son patrimonios autónomos y administrados por empresas especializadas.

Además, por ley, esta prestación social genera una rentabilidad mínima del 10,55 por ciento efectivo anual y el empleador debe reconocer un interés de 12 puntos al año sobre los saldos acumulados al 31 de diciembre anteriores.

Recuerde que si usa las cesantías para propósitos diferentes a educación, vivienda o desempleo, tal vez engañe al fondo en el que esté inscrito e incluso a la empresa donde labora, pero ante la pérdida de trabajo tendrá que afrontar las consecuencias.

Precisiones y aclaraciones
- Se desembolsan anualmente o al terminar el contrato de trabajo

- Equivalen a un mes de salario por cada 12 meses de servicio y, proporcionalmente, por fracción de año

- Tienen como base el último salario devengado por el empleado, siempre que no haya tenido variación en los últimos tres meses, según el artículo 253 del Código Sustantivo del Trabajo.

- Para efectos de liquidación, no se pueden descontar incapacitadas por enfermedad general o profesional, accidente laboral, licencias de maternidad ni permisos remunerados, porque en ningún caso estos ausentásemos causan la suspensión del contrato de trabajo.

- Sí se pueden restar durante las licencias no retribuidas, debido a que el empleado queda desvinculado de la empresa durante el tiempo del permiso.


Redacción elempleo.com

Publicidad