Contratos y salarios flexibles

Las empresas unipersonales y las asociativas de trabajo están de moda. Cada primero de Mayo, Día del Trabajo, los trabajadores colombianos tienen menos que celebrar y encuentran más motivos para protestar.

Además del desempleo, la violencia contra las organizaciones sindicales y los bajos salarios, hoy los tiene en alerta el debate en torno a la flexibilización laboral y el desarrollo de nuevas modalidades de contratación laboral.

Las empresas asociativas de trabajo, las cooperativas de trabajo asociado y las empresas de servicio temporal son cada vez más preferidos por parte de los empresarios, en lugar de la tradicional contratación directa.

Definitivamente, dice el Ministerio de Trabajo, figuras que fueron concebidas en la década de los 90 con el fin de estimular la creación de empleo, ha sido entendida por las empresas como un mecanismo para ahorrar gastos en la nómina y reemplazar el personal que han contratado por término indefinido.

El argumento de las empresas es que la crisis económica las ha llevado a recurrir a estas nuevas formas de relaciones con los trabajadores, y sostienen que la flexibilización laboral que han reclamado por tanto tiempo puede estimular la recuperación de los contratos a término indefinido.

A juicio del ministro de Trabajo, Angelino Garzón, recurrir a la mediación es una práctica empresarial negativa que afecta el nivel de vida del trabajador y que, de paso, puede ser contraproducente para el sector privado, teniendo en cuenta que se pierde el sentido de pertenencia y el compromiso del trabajador a su actividad.

Las modalidades

Según Confecámaras, hasta el año pasado operaron más de 6.000 empresas asociativas de trabajo, con activos por 241.330 millones de pesos y ventas superiores a 564.000 millones de pesos. Bajo está figura un grupo de personas que conocen una misma actividad, prestan ese servicio a una empresa.

La remuneración para el asociado dependerá de lo que cobren por el servicio y su vinculación al sistema de seguridad social será como trabajador independiente, es decir, a partir de dos salarios mínimos. Dentro de este esquema se considera la figura comercial de outsourcing.

Las empresas también recurren a las 381 cooperativas de trabajo asociado con 30.619 asociado.

Al lado de la contratación por prestación de servicios, el modelo comercial de las empresas unipersonales también ha crecido. Es así como en 2000 habían 12.380 y en 2001 13.956. En toda este nuevo esquema de relaciones obrero-patronales, las 350 empresas de servicio temporal que son las únicas que se rigen por el Código Sustantivo del Trabajo en términos salariales y prestacionales sienten que han perdido mercado y reclaman más atención a las cooperativas que, a su juicio, ejercen labores de intermediación que la ley no les permite.

Fuente Portafolio.com.co


Edición elempleo.com

Publicidad