Prepárese para el panorama laboral del 2009

Experto habla sobre desafíos que impone crisis al desarrollo y generación de trabajo en la región después de un período de crecimiento económico estable.

Entre 2003 y 2008, el Producto Interno Bruto (PIB) por habitante de los países latinoamericanos presentó un aumento superior al 3 por ciento anual. A esto se añade una notoria mejoría en los indicadores relacionados con el mercado laboral y la disminución de la pobreza.

Sin embargo, de acuerdo con el Balance preliminar entregado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) esta situación no tendrá continuidad durante este año. Por el contrario se proyecta una tasa de crecimiento inferior a la del período que finaliza y un incremento en los niveles de desempleo regional, consecuentes con la desaceleración global.

De hecho, el más reciente informe sobre los efectos de la crisis económica presentado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) revela que el número de desocupados podría estimarse entre 18 y 51 millones.

En este contexto, elempleo.com entrevistó a Jurgen Weller, economista en la División de Desarrollo Económico de la Cepal, a cargo de los temas de empleo y salarios, quien explica el complicado panorama que se vivirá en el año que comienza y los retos que deben asumir autoridades gubernamentales y financieras para sobrellevarla.

¿Cuál es la expectativa de crecimiento para 2009?

El crecimiento económico lo hemos proyectado por debajo de los dos puntos porcentuales, 1,9 por ciento, según el documento Balance preliminar economías de América Latina y El Caribe para el 2008.

Este año el tema de producción es mucho más difícil que en otras circunstancias y hay posibilidad de un sesgo hacia abajo si la crisis a nivel mundial se profundiza y prolonga más allá de lo que se tiene previsto por ahora.

¿Cuál es la proyección para la tasa de desempleo regional?

Los últimos cinco años han sido muy favorables para la condición del mercado laboral, pues se bajó de 11 por ciento en 2002 y 2003 a 7,5 por ciento en 2008.

Durante 2009 el contexto económico va a generar impactos sobre el mundo del trabajo, dado que desde el segundo semestre del año pasado se presenta una desaceleración sobre la dinámica de empleo que había vitalizado la gestión en el último período y con una tasa de crecimiento tan baja lo esperado es que los niveles de ocupación caigan.

No obstante prever si el desempleo va a registrar esta afectación es difícil, porque depende de si los hogares mandan más personas a buscar fuentes laborales para complementar el ingreso familiar o creen que la situación es tan complicada que no vale la pena gastar recursos en la búsqueda de vacantes.

De acuerdo con la reacción predominante de las familias se considera que el desempleo para la región crecería de 7,5 por ciento (estimado para 2008) a 7,8, incluso, 8,1 por ciento este año.

¿Cuáles serán las consecuencias de la desaceleración global?

Se sentirá el impacto social principalmente a través del mercado laboral. Eso significará que muchos hogares van a tener menos ingresos sea por desempleo abierto o porque hay gente que pierde su trabajo y busca medios informales para generar recursos.

De otra parte, las condiciones macroeconómicas presentarían mayor dificultad. Muchos países han tenido una muy buena fase de exportación y han generado un superávit comercial en la cuenta corriente de la Cepal. Eso terminaría y tendería a empeorar cuando las naciones con déficit encuentren menos mercados para sus productos.

¿Qué países de la región están mejor preparados para afrontar los efectos de la crisis sobre el empleo?

No se puede dejar de citar a Chile que tuvo un gran ingreso fiscal adicional los últimos años por el buen precio del cobre. Allí se tiene una regla de equilibrio de estructura del superávit que permitió ahorrar una buena cantidad de recursos que ahora están disponibles para hacer frente a la situación más crítica.

Otro país que estaría en cierta condición favorable es Perú, pues logró reducir fuertemente su endeudamiento y acumular un fondo de reservas fiscales.

¿Aumentará el empleo informal?

Sí, además del aumento en el desempleo habría que esperar un incremento de la informalidad, dado que con tasas de crecimiento tan bajo, las empresas formales no estarán en condiciones de generar nuevos puestos de trabajo y algunas, incluso, van a despedir colaboradores, que tendrán que buscar alternativas laborales en el sector informal.

¿Qué pasará con los salarios?

Los salarios tienen que ver con la demanda y el bienestar de la población. Estos crecieron poco en el último período a pesar del contexto macroeconómico favorable.

En el 2008, muchos países sufrieron por el incremento de la inflación y para este año se proyecta una reducción del índice de precios que ayudará al poder de compra de los hogares.

Con una situación económica difícil se disminuye la capacidad de negociación de trabajadores y sindicatos, de manera que no podrán subir mucho sus ingresos. No obstante, la caída de los salarios reales se presenta típicamente en un contexto de alta inflación y como esto no ocurrirá se espera una estabilidad relativa de los pagos en 2009.

¿De acuerdo con la Cepal el aumento del desempleo y el crecimiento de la informalidad laboral afectarían a los hogares de más bajos ingresos y aquellos liderados por mujeres?

Los hogares más pobres en muchos casos están activos laboralmente en rubros sensibles a esta coyuntura, por ejemplo, podría mencionar a los inmigrantes, pero en la región misma miembros de los hogares más pobres están empleados en la construcción, sector sensible a la coyuntura.

Por supuesto, una reducción en esta actividad afecta en un porcentaje elevado a estos segmentos de la población.

Otro tema es el empleo doméstico. Los datos muestran que es muy sensible a la coyuntura económica pues los hogares de clase media que ven perjudicada su perspectiva laboral tienden a despedir a sus empleadas.

Un factor adicional es que si se pierde el empleo en los hogares de ingresos más bajos se visualiza un impacto más grande, pues estas familias cuentan con mayor número de perceptores de ingresos.

Este punto es más marcado en los hogares con mujeres cabeza de familia, donde en promedio el número de perceptores es aún más bajo y, por tanto, el impacto descrito sería más marcado.

Infografía

Desempleo urbano en la región durante 2008

Alba Liliana Acevedo Díaz

Opine en el debate: ¿Cuál cree que es la mejor solución para afrontar la crisis laboral en su empresa?


Edición elempleo.com

Publicidad