Trabajar bajo presión, una mala decisión

Angustiarse por el desempeño laboral, trae consecuencias perjudiciales para la salud y el desempeño.

Las presiones de la oficina, la imposibilidad de cumplir objetivos o la sobrecarga de trabajo son situaciones que, mal manejadas, pueden generar en el empleado un desequilibrio físico y emocional: el famoso estrés laboral.

Todos lo días los trabajadores asumen retos diferentes y se preocupan cada vez más por reflejar su proactividad.

En este sentido, los expertos opinan que inicialmente el estrés puede optimizar la actividad del individuo y por ende aumentar su productividad.

Sin embargo, llegar al extremo con actitudes de trabajo muy intensas, origina en el empleado cansancio, pérdida de rendimiento y alteraciones físicas y psicológicas.

Según los especialistas, las fuentes más comunes de estrés laboral son:

? Sobrecarga de trabajo: Exige al trabajador marchar a un ritmo más elevado del que su cuerpo y mente le permiten.

? Condiciones inadecuadas en el trabajo: el salario o la inestabilidad en el cargo son causas de desmotivación.

? Alto niveles de responsabilidad: quienes se encuentran constantemente enfrentados a toma de decisiones importantes, generalmente sufren de fatiga o ansiedad, debido a las exigencias de su cargo.

Para María del Pilar Santos, coordinadora de Recursos Humanos en Tetra Pak, "el estrés es una presión externa que hace que la persona se acelere, quiera andar a un ritmo más rápido.

Es una tensión generada, por múltiples compromisos y tareas que hay que cumplir. En el trabajo es clarísimo, cada vez tenemos que optimizar los recursos, hacer más con menos, y a veces uno no se siente lo suficientemente preparado para enfrentar estas situaciones.

Esa presión influye de manera negativa, con repercusiones a nivel físico y mental".

Consecuencias cero saludables

Vivir nervioso o preocupado a causa de la actividad laboral trae resultados muy negativos para el empleado. No solamente se puede ver comprometido su desempeño sino también su salud.

Para los expertos, los síntomas más frecuentas del estrés laboral son:

? Preocupación

? Temor

? Inseguridad

? Dificultad para decidir

? Miedo

? Pensamientos negativos

? Dificultades para pensar, estudiar, o concentrarse

? Sudoración

? Tensión muscular

? Taquicardia

? Temblores

? Molestias gástricas

? Dificultades respiratorias

? Dolores de cabeza

Además de producir ansiedad, el estrés, puede causar enfado, ira, irritabilidad, tristeza, depresión, y otras reacciones emocionales, que también afectan el desempeño normal del trabajador.

Asimismo, una situación tensionante para el empleado, puede afectar el desarrollo de la organización, al convertirse en un limitante del rendimiento individual o en el peor de los casos, un malestar general.

¿Qué hacer?

Según los especialistas, para reducir o prevenir las presiones laborales es conveniente, que el trabajador cambie su estilo de vida, y mantenga una perspectiva equilibrada entre las actividades laborales y el descanso.

En opinión de Andrés Rojas "los individuos pueden disminuir los efectos del estrés al involucrarse en otros contextos diferentes, como eventos deportivos, rutinas frecuentes de ejercicio, actividades recreativas, ampliando o cambiando su circulo social o haciendo actividades que pongan sus pensamientos en algo diferente a la organización".

Pero la responsabilidad del control y la prevención del estrés no recae solamente sobre el empleado, la compañía también debe contar con planes para la corrección y disminución de las tensiones del trabajo.

En este sentido, Sandra Gross, terapeuta ocupacional, considera que las empresas deben "desarrollar programas, talleres de capacitación donde las personas aprendan a llevárselas con quiénes trabajan, y con sus responsabilidades laborales.

También pueden hacerse actividades de utilización de tiempo libre, ubicando mesas de ping pong en el trabajo, por ejemplo, para que la persona descargue sus energías, o ejercicios de gimnasia laboral que le ayuda a distensionarse ".

Para algunos, trabajar bajo presión es una costumbre, que perjudica el bienestar integral del empleado y su rendimiento en la organización. Ante las presiones laborales lo mejor es tomarlo con calma, no desesperarse y actuar con tranquilidad.

Redacción elempleo.com

Opine en el debate: ¿Qué servicio prefiere de una caja de compensación?


Edición elempleo.com

Publicidad