Transición laboral: de empleado a jefe

Liderazgo, destrezas comunicativas y capacidad para trabajar en equipo son claves al afrontar un empleo directivo.

Ascender implica satisfacción, motivación e incluso mejores ingresos, pero también asumir nuevas responsabilidades, desarrollar competencias relacionadas con el manejo de personal y, en ocasiones, ser jefe de quienes han sido compañeros de trabajo.

En pocas palabras es un volver a empezar en la vida laboral, aunque el cambio se produzca dentro de la misma empresa.

Sin embargo convertirse en superior es una oportunidad para demostrar las habilidades que se tienen, aprender aquellas que se desconocen y así coordinar equipos de trabajo.

En este sentido, los expertos aseguraron que un directivo efectivo se caracteriza por iniciativa, compromiso, orientación a resultados, sentido de pertenencia, efectividad responsabilidad y adecuadas relaciones interpersonales.

Según Augusto Buitrago, analista de Talento Humano en Empresas Públicas de Medellín (Bogotá), para asumir un cargo de jefatura es necesario delegar funciones y contar con una gran capacidad de escucha.

?Hoy día es importante llevarse bien con los colaboradores porque las organizaciones buscan líderes que acompañen y apoyen a la gente. Cuando alguien pasa a ser jefe no puede permitir que se le suba el poder a la cabeza y, por lo tanto, debe comprender a quienes están bajo su mando?, agregó.

Nuevo papel

Generalmente, una posición directiva implica tener personal a cargo y en ese sentido es clave poder trabajar en equipo para orientar los esfuerzos hacia un objetivo común.

En opinión de Mónica Grimaldo, jefe de Selección en Sodimac Colombia, el liderazgo participativo es un modelo que toma en cuenta las opiniones de los demás y permite alcanzar rápidamente resultados.

?Alguien puede ser muy técnico y contar con todo el conocimiento en materia de competencias, pero si no maneja grupos y le falta una visión estratégica va a tener inconvenientes en niveles directivos porque no gestiona variables ni promueve el desarrollo de sus colaboradores?, comentó.

En opinión de esta experta no preparar al empleado para afrontar su nuevo cargo es uno de los errores más frecuentes al realizar un ascenso.

?Si un trabajador es promovido a una jefatura se debe diseñar un plan enfocado al desarrollo de habilidades especificas para su trabajo?, puntualizó.

En este contexto, los especialistas recomendaron tener en cuenta tanto la formación técnica como las aptitudes y los conocimientos prácticos de los potenciales directivos.

De acuerdo con Cristina Jiménez, coordinadora de Selección Administrativa en Coltanques, ?hay gente muy buena que llega a ser jefe y no funciona de la mejor manera, porque le faltan capacidades en temas como liderazgo o comunicación efectiva y por eso es conveniente brindarle herramientas para que pueda afrontar la nueva etapa?.

Bajo esta línea, Carolina Barón, coordinadora de Recursos Humanos en Sodexho, afirmó que además de las habilidades individuales se puede tomar un curso o diplomado para mejorar el desempeño en un cargo directivo.

No obstante, Norma Macías, líder Regional de Selección y Desarrollo en Siemens, comentó que además de capacitación es útil hacer un seguimiento a las labores del futuro jefe.

?Si es posible se puede realizar un coach (entrenamiento guiado) que permita a la persona interiorizar nuevas competencias y comportamientos puntuales (?) Es un proceso que requiere estar muy cerca del empleado para orientarlo, observarlo y retroalimentarlo permanentemente?, concluyó.

Cuentas claras

Asumir una posición supone un cambio en las relaciones laborales con personas que estaban en igualdad de condiciones.

Definir funciones y marcar diferencias son vías para posicionarse en esta clase de cargos.

Según Norma Macías de Siemens ?quien asume una posición de liderazgo, después de haber estado en el mismo nivel de sus colegas, debe tener la capacidad de imponerse para dar instrucciones claras y convincentes, hacer uso apropiado del poder y establecer límites con el equipo de trabajo?.

Por su parte, Juanita Bejarano, analista de Selección y Talento en General Motors, consideró que definir funciones es un buen camino para manejar las relaciones con antiguos compañeros.

Sin embargo aclaró que establecer responsabilidades, mantener una comunicación abierta y dar participación a la gente permiten que el nuevo jefe no sea percibido como autoritario ni imponente.

Finalmente Mónica Grimaldo de Sodimac Colombia resaltó la importancia de la meritocracia (selección por méritos).

?Si una compañía promueve a las personas con las mejores competencias posiblemente los demás no demuestren inconformidad. El error se da cuando no hay argumentos sólidos para que esa persona asuma un cargo directivo?.

Tenga en cuenta que aparte de un ascenso pasar de subalterno a jefe es la oportunidad para demostrar por qué fue elegido, cuáles son las habilidades directivas que se tienen en el manejo de equipos y el desarrollo de proyectos laborales.

Redacción elempleo.com

Opine en el debate: ¿Cuál debe ser la principal habilidad de un jefe?


Edición elempleo.com

Publicidad