Un reto llamado hoja de vida

La aspiración de conseguir un cargo se puede ver frustrada en lo más sencillo: la elaboración de la hoja de vida.

Muchas veces este documento se construye a las carreras y se incluyen tantos datos innecesarios que su destino es la cesta de la basura.

El 8 de agosto pasado Fánor Ramírez, un ingeniero de petróleos que quedó cesante en febrero de 2002 luego de una reestructuración de la compañía donde trabaja, recibió una buena noticia: en Casanare están necesitando personal calificado para iniciar proyectos de exploración en hidrocarburos.

El mensaje se lo transmitió un antiguo compañero, con la condición de que le entregara una hoja de vida en el menor tiempo posible.

Ramírez, de inmediato buscó el café Internet más cercano y sin más recursos que la emoción empezó a escribir su currículo con lo que primero se le venía en mente. Entre más cursos señale, mejor ?le dijo la dueña del negocio- quien se convirtió en asesora espontánea.

La carrera contra el tiempo de Fánor empezó apenas hace un mes, pero ya sabe que contrataron a otro ingeniero. ¿Qué pasaría?, preguntó bajo la sospecha de que la competencia por los puestos es gigantesca.

Su antiguo compañero le dijo que según le habían comentado, su hoja de vida tenía tanta reseña de cursos y seminarios que parecía que jamás hubiera tenido tiempo para trabajar.

Esos excesos- sostiene Cristina Ángel- gerente de la firma cazatalentos e-hunters, hacen parte de los errores más comunes que se cometen al elaborar la hoja de vida.

Los aspirantes a cargos gerenciales y directivos tratan de impresionar a los departamentos de selección o a los jefes de recursos humanos de las corporaciones, sin caer en cuenta que lo más valioso es la concisión, precisión y claridad en los conceptos que se quieren expresar.

?Los cursos cortos no generan mayor valor en el momento de analizar las habilidades, destrezas y competencias de un candidato, pero quitan tiempo?, sostiene Ángel, quien recomienda no construir una hoja de vida a la ligera ni estandarizar la información cuando se trata de aspirar a cargos distintos.

Cristina Rico, sicóloga organizacional de la Universidad del Norte, sostiene que la elaboración de una hoja de vida es una tarea tan compleja como lo puede ser prepararse para un examen final de medicina o de ingeniería. No se puede improvisar, señala, y es mejor asesorarse y conocer las normas mínimas reglamentadas por el Icontec.

Los ejecutivos y directivos que buscan nuevos horizontes por razones de desempleo o por retos profesionales deben tener en cuenta que los departamentos de recursos humanos y las empresas de selección son muy exigentes.

No basta con decir qué títulos acredita sino qué cargos ha desempeñado y cuáles son sus principales logros. No se necesita palabrerías sino realizaciones y más ejecuciones antes que proyectos, indica la sicóloga, catedrática y experta en selección de talentos Sara Sandoval.

Pero además la hoja de vida es como la radiografía de la personalidad. Errores de ortografía, digitación, imprecisiones y falta de claridad en el texto, se convierten en enemigos inevitables de una eventual escogencia, máxime en estos momentos de competencia y sobreoferta de recurso humano calificado.

?El que escribe mal, piensa mal y el que piensa mal tiene deficiencias intelectuales y formativas?, afirma Mariano Lozano Ramírez, jefe del Departamento de Dialectología del Instituto Caro y Cuervo.

Una redacción confusa y ambigua desdice mucho de la personalidad de un futuro gerente o líder, precisa el investigador.

Y la personalidad es equivalente al vestido o al abrigo. Refleja- afirma Lozano- parte esencial de lo que se lleva por dentro. De modo, que la hoja de vida es la aproximación más cercana al cargo deseado. El otro paso es prepararse para la entrevista.

Pecados capitales

? Mentir: jamás incluya en su hoja de vida datos que no pueda sustentar porque es posible que el departamento de recursos humanos verifique la información. Una falsedad por pequeña que sea desdice de su ética y personalidad.

? Lucirse: una buena hoja de vida es concisa y por tanto debe contener la información más relevante. Dos páginas son suficientes y una sola es mucho mejor.

? Deslumbrar: las referencias laborales, personales y familiares ya no se usan. Ahora prima la selección por capacidades, destrezas y habilidades. Al final se puede colocar la frase "referencias a solicitud".

? Apariencia: no incluya para aspiraciones a cargos directivos o gerenciales foto porque la apariencia física dejó de ser motivo de contratación. Actualmente solo es válida para cargos de asistente, secretaria y operario.

? Exceso de cursillos: los cursos cortos y los seminarios de días no se deben incluir en la hoja de vida porque pueden ser interpretados como simples rellenos. Coloque lo fundamental y demostrable: especializaciones, maestrías y doctorados.

? Todo y nada: no desperdicie espacio tratando de justificar lo que no es. En un párrafo describa su perfil profesional y relacione brevemente lo que ha hecho sin utilizar juicios de valor como "soy el mejor", soy el más capaz, "soy el que ustedes necesitan".

? Improvisación: la hoja de vida es un documento que requiere del mayor cuidado. Por tanto revise hasta la saciedad la ortografía, la calidad en la redacción y los términos utilizados.

Redacción elempleo.com


Edición elempleo.com

Publicidad